Entrenamiento de comportamiento de mascotas

Pérdida de mascotas: lidiando con la pérdida de un gato

Pérdida de mascotas: lidiando con la pérdida de un gato

La pérdida de una mascota puede ser devastadora, especialmente para los dueños de gatos. El amor incondicional y la seguridad emocional brindada por los gatos los convierten en los compañeros más devotos, transformando las rutinas diarias, como el ejercicio, el juego y el acurrucamiento, en un estilo de vida completo. Desarrollar un vínculo con tu gato hace que perderlo sea aún más difícil, especialmente cuando tus amigos y familiares no pueden brindarte apoyo en tu momento de necesidad.

Prepárate

En ocasiones, se anticipa la muerte de un gato, especialmente si es mayor o sufre una enfermedad prolongada. Siempre vale la pena considerar la calidad de vida, junto con su propia salud emocional y el costo financiero del tratamiento para un gato enfermo. Si la eutanasia es una posible solución para el sufrimiento de su mascota, contemple la decisión de antemano, para que pueda prepararse para la pérdida repentina y el período de duelo que lo acompaña.

Acepta y expresa tus sentimientos

El duelo es una experiencia extremadamente personal y no hay formas correctas o incorrectas de sentir sobre la pérdida de una mascota. La parte más importante de la curación es reconocer cómo te sientes y encontrar una manera de liberar tu frustración y tristeza acumuladas. Intenta escribir tus pensamientos en un diario y permítete expulsar el dolor llorando. Buscar consejería sobre el dolor de las mascotas o conectarse con un compañero de mascota también puede ayudarlo a expresar sus sentimientos y a llorar adecuadamente.

Únase a un grupo de apoyo de pérdida de mascotas

"Él / ella era solo un gato", es una respuesta hiriente que se puede esperar de amigos bien intencionados que no han compartido un vínculo similar con una mascota. Buscar apoyo de personas con ideas afines puede ayudarlo a darse cuenta de que no está solo y que sus sentimientos son válidos. Los grupos de apoyo para la pérdida de mascotas son un recurso maravilloso para el consuelo y la afirmación, ya que brindan a los padres de mascotas en pena la interacción social y un hombro para llorar.

Respeta a tu amigo devoto

Las personas en duelo encuentran consuelo en los rituales, especialmente aquellos que honran la vida de su compañero fallecido. Respetar con un breve servicio o crear un pequeño monumento con fotos y objetos importantes puede ayudarlo a recordar los buenos momentos que usted y su gato compartieron y brindar consuelo durante un período difícil.

El proceso de duelo

La muerte de un compañero de mucho tiempo puede ser particularmente dolorosa para aquellos que compartieron una relación única con su gato. Esto incluye a cualquiera cuyo gato fuera su único o principal compañero, o que fuera física o emocionalmente dependiente de su gato. Los niños, los ancianos y los dueños de gatos discapacitados a menudo tienen vínculos únicos con los animales de compañía y pueden necesitar atención y apoyo especiales (como unirse a un grupo de apoyo para la pérdida de mascotas) después de una pérdida.

Reconocer las etapas (o tareas) involucradas con el dolor puede darle puntos de referencia en el camino hacia la resolución y ayudarlo a reconocer que sus sentimientos son normales. El doliente no debe sentir que debe seguir una lista preestablecida, y cada paso dura un período determinado de tiempo.

Es mejor reconocer que el proceso de duelo para cada individuo es tan único como cada relación perdida. No hay un período de tiempo establecido para la recuperación, pero hay algunos patrones generales cuando se experimenta la pérdida de un ser querido:

  • Negación: La mayoría de las personas experimentarán un período de negación, negándose a creer que su gato está muriendo o ha muerto. La negación generalmente es más fuerte cuando hay poco tiempo para la aceptación, como en un accidente o enfermedad a corto plazo.
  • Negociación: Aquellos con una mascota que ha sido diagnosticada con una enfermedad terminal pueden intentar hacer un trato (o negociar) con Dios, ellos mismos o incluso su gato, en un intento desesperado por disuadir el destino.
  • Ira: En la frustración, la ira puede dirigirse a las personas más cercanas al gato, incluidos amigos, familiares, veterinarios e incluso a uno mismo.
  • Culpa: La culpa es la emoción más común que siente un padre mascota después de la muerte de un compañero querido. Como el cuidador principal del gato, todas las decisiones relacionadas con el cuidado son responsabilidad del propietario. Cuando un gato muere, el dueño a menudo se siente culpable por las acciones tomadas o no, incluso por pequeños errores cometidos antes de que el gato se enfermara. El cuidador más atento puede sentir que debería haber hecho más para cuidar a su gato, pero todos hacemos nuestro mejor esfuerzo con la información, el conocimiento y los recursos disponibles para nosotros. Es importante no adivinar las decisiones que tomó en el camino y recordar que trató de actuar en el mejor interés de su gato.
  • Depresión: La depresión puede indicar que está llegando al punto de aceptar el fallecimiento de su mascota. Es normal retirarse y contemplar el significado de la relación en soledad durante esta etapa. Sin embargo, si siente un abatimiento profundo y duradero, se recomienda que busque ayuda profesional.
  • Aceptación: La aceptación es el momento en que estás listo para recordar los buenos momentos. Los recordatorios diarios del fallecimiento de su gato se vuelven un poco menos dolorosos y puede comenzar a pensar y prepararse para el futuro.

¿Es hora de considerar otro gato?

Si decides conseguir otro gato, debes saber que tu nueva mascota nunca podrá reemplazar a la mascota que perdiste. Entrarás en una relación completamente nueva y diferente con una nueva mascota. Asegúrese de estar preparado psicológica, física y económicamente y dispuesto a dedicar el tiempo y la energía necesarios para cuidar a un nuevo compañero, sin resentimiento ni expectativas poco realistas.