Cuidado de mascotas

Cómo la edad afecta a tu perro

Cómo la edad afecta a tu perro

El tiempo mejora incluso a los perros más saludables. Desde el cáncer y el deterioro de los procesos de pensamiento hasta la artritis y la diabetes, los perros geriátricos desarrollan enfermedades similares a las que afectan a los humanos. A continuación se muestra un breve resumen de las condiciones físicas que usted y su veterinario pueden encontrar al ayudar a su perro a navegar en la vejez.

Nota: los perros mayores deben ver a un veterinario cada 6 meses. Entre visitas, informe cualquier cambio en la salud o apariencia de su perro.

Los sentidos

Con la edad, el sistema nervioso de su perro se opacará. Las vías que transmiten mensajes al cerebro desde las terminaciones nerviosas se ralentizan, y sus sentidos, que reciben mensajes del mundo exterior, ya no serán tan receptivos como antes.

  • Escuchando. La pérdida de audición ocurre naturalmente en perros de edad avanzada, ya que las células nerviosas y los aparatos auditivos se degeneran. Los problemas del oído interno también son comunes y pueden causar mareos o pérdida del equilibrio. En algunas razas, el pelo enmarañado que crece dentro del oído puede amortiguar los sonidos, al igual que la acumulación de cera en perros con canales auditivos estrechos. Las razas de orejas caídas son propensas a las infecciones por levaduras, hongos y bacterias.
  • Visión. Aunque los ojos de su perro pueden verse nublados, esta afección, llamada "esclerosis nuclear", no necesariamente afectará su visión. Sin embargo, puede perder su capacidad de concentrarse en objetos cercanos. Otros problemas oculares relacionados con la edad incluyen una capacidad reducida para ver en la oscuridad (o incluso con luz brillante), cataratas, glaucoma y degeneración de la retina.
  • Oler. La nariz del perro es un órgano sensorial altamente desarrollado, y una gran área del cerebro canino está dedicada al sentido del olfato. Los tumores y pólipos en la nariz pueden debilitar el sentido del olfato, que degenera considerablemente en perros mayores de 15 años.
  • Disfunción cognitiva canina. A veces, la degeneración del sistema nervioso es lo suficientemente extrema como para afectar la calidad de vida de un perro y la forma en que el animal se relaciona con su familia. La disfunción cognitiva canina, un síndrome similar a la enfermedad de Alzheimer en humanos, puede manifestarse de muchas maneras. Estos incluyen una menor interacción con la familia; desorientación, confusión y mirar al espacio; patrones anormales de sueño y actividad, como el ritmo; disminución de la atención; capacidad reducida para navegar escaleras; discapacidad auditiva aparente; o fallas en el entrenamiento de la casa.

    Otros problemas sistémicos

  • Respiración. La capacidad pulmonar disminuye con la edad y las alergias pueden volverse más pronunciadas. Los perros no solo usan sus pulmones para extraer oxígeno y exhalar dióxido de carbono, sino que también usan sus pulmones y jadeo para el enfriamiento por evaporación. Los pugs y otros perros de nariz corta de todas las edades son particularmente propensos a la dificultad respiratoria en ambientes calientes y contaminados.
  • Corazón y circulación. Los perros desarrollan enfermedades cardíacas, pero los ataques cardíacos son poco frecuentes. Los soplos cardíacos, que indican enfermedad progresiva de la válvula cardíaca, pueden ocurrir en algunos perros de edad avanzada.
  • Esqueleto, articulaciones y músculos. La artritis afecta a uno de cada cinco perros, causada por el desgaste del cartílago que conecta los huesos y las articulaciones. La reproducción selectiva ha alterado la estructura ósea en algunos perros, y tienden a la enfermedad ósea. Además, las vértebras, los huesos que protegen la médula espinal, pueden deteriorarse y afectar su vaina de nervios, causando complicaciones que van desde dolor y cojera hasta parálisis. Las razas de patas cortas y lomo largo, como los dachshunds y los basset hounds, con frecuencia experimentan discos deslizados.
  • Sistema digestivo. Los problemas digestivos, desde estómagos que no toleran ciertos alimentos, hasta intestinos que no absorben nutrientes, son comunes en los perros de edad avanzada. Los signos de problemas incluyen diarrea, vómitos y gases. El estreñimiento es otra enfermedad gastrointestinal común. Los sacos anales también se vuelven más susceptibles al bloqueo o infección. La obesidad debe controlarse con una dieta para adultos mayores baja en calorías y alta en fibra. Los perros con sobrepeso también son candidatos probables para la diabetes.
  • Riñones y vejiga. Los riñones son uno de los primeros sistemas de órganos que se desgastan en los perros. A medida que la vejiga pierde elasticidad, el animal puede volverse incontinente. La diabetes no regulada puede provocar micción frecuente en perros de mediana edad a mayores. El esfuerzo, el dolor al orinar, el aumento o la disminución de la micción pueden indicar insuficiencia renal, lesión espinal o varias infecciones. Si el perro muestra alguno de estos signos, llévelo al veterinario lo antes posible.
  • Hormonas y glándulas. Las glándulas del sistema endocrino producen hormonas que regulan y coordinan el metabolismo, la respuesta inmune y otras funciones vitales. Si el envejecimiento desequilibra la producción de hormonas, se ven afectados múltiples sistemas corporales y pueden producirse afecciones como letargo, músculos débiles, artritis, piel seca, hipertensión y problemas cardíacos. La diabetes ocurre cuando el páncreas no produce suficiente hormona insulina o cuando los receptores de insulina no funcionan. En este caso, el páncreas todavía secreta insulina, pero no es efectivo.
  • Sistema reproductivo. Entre el 60 y el 80 por ciento de los perros machos innecesarios mayores de 8 años desarrollan glándulas prostáticas agrandadas. También son propensos al cáncer testicular. Los perros mayores no remunerados son propensos a infecciones uterinas, cáncer uterino u ovárico y quistes ováricos. Las mujeres mayores que quedan embarazadas tienen importantes problemas de salud asociados con el embarazo. Las perras tienen un séptimo riesgo de desarrollar cáncer de seno si se esterilizan antes de alcanzar la madurez sexual.
  • Cáncer. El cáncer es un crecimiento desenfrenado y anormal de las células. Primero puede hacerse evidente como una masa de tejido llamada tumor. Los perros mayores tienen más probabilidades de desarrollar cáncer, que a menudo es tratable. Si no se puede curar, la atención veterinaria moderna, la nutrición adecuada y el amor pueden hacer que su mascota se sienta más cómoda.