Primeros auxilios para perros

Toxicidad por acetaminofén (Tylenol) en perros

Toxicidad por acetaminofén (Tylenol) en perros

Descripción general de la toxicidad del paracetamol canino (Tylenol)

El acetaminofén es un medicamento comúnmente usado para aliviar la fiebre y el dolor. Las marcas comunes incluyen Tylenol®, Percoset®, Excedrin® sin aspirina y varios medicamentos para la sinusitis, el resfriado y la gripe. Los perros generalmente reciben cantidades tóxicas de acetaminofén porque los propietarios los medican sin consultar a un veterinario. También consumen tabletas que se caen al piso o se dejan por ahí.

Los perros son menos sensibles al acetaminofén que los gatos. Por ejemplo, un perro de 50 libras necesitaría ingerir más de siete tabletas de 500 mg para sufrir efectos tóxicos. En el gato, una tableta de 250 mg de acetaminofeno podría ser fatal.

Además de la insuficiencia hepática grave, el acetaminofeno causa daño a los glóbulos rojos. Éstos incluyen:

  • Hemólisis, que es la destrucción de los glóbulos rojos.
  • Formación de cuerpos de Heinz, que son defectos en los glóbulos rojos que hacen que se eliminen de la circulación antes de lo normal.
  • Formación de metahemoglobina, un tipo no funcional de hemoglobina. La hemoglobina permite que los glóbulos rojos transporten oxígeno. Cuando se forma metahemoglobina, los glóbulos rojos no pueden transportar oxígeno y el gato tiene dificultad para respirar.

    De qué mirar

    Los síntomas de la toxicidad del acetaminofeno en perros se desarrollan por etapas. Los síntomas pueden aparecer más rápida o lentamente, dependiendo de la cantidad ingerida.

  • Etapa 1 (0-12 horas). Los síntomas incluyen vómitos, opacidad, dificultad para respirar, desarrollo de encías de color marrón (en lugar de un color rosado normal) y babeo.
  • Etapa 2 (12-24 horas). Los síntomas incluyen hinchazón de la cara, labios y extremidades, movimientos descoordinados, convulsiones, coma y posible muerte.
  • Etapa 3 (más de 24 horas). Los síntomas están asociados con insuficiencia hepática e incluyen dolor abdominal, ictericia (tinte amarillo en las encías, ojos y piel) y un estado mental inapropiado.

Diagnóstico de toxicidad por acetaminofén en perros

La pronta atención veterinaria es crucial para sobrevivir a los efectos tóxicos del acetaminofén. Si el perro es tratado poco después de la ingestión, existe una mayor posibilidad de supervivencia, independientemente de la cantidad ingerida.

El diagnóstico de toxicidad por acetaminofén generalmente se basa en los hallazgos del examen físico y un historial de acceso o exposición al acetaminofén.

Se pueden analizar los niveles de acetaminofeno en la sangre, pero los resultados pueden no ser accesibles durante horas o días. La determinación de los niveles de metahemoglobina en sangre puede ayudar a determinar cuánto tiempo será necesario el tratamiento, así como a determinar el pronóstico. No todas las clínicas veterinarias tienen la capacidad de medir el nivel de metahemoglobina.

Tratamiento de la toxicidad del paracetamol (Tylenol) en perros

El tratamiento generalmente se inicia tan pronto como se sospecha el diagnóstico, a menudo en ausencia de resultados de pruebas de diagnóstico específicas. Se puede evaluar el análisis de sangre para evaluar la función actual del hígado y el nivel de glóbulos rojos y hemoglobina.

  • Hospitalización con fluidoterapia intravenosa continua
  • Soporte de oxígeno
  • Carbón activado para reducir la cantidad de acetaminofeno absorbido por el estómago, si ocurre la ingestión de la sustancia dentro de unas pocas horas de ingreso al hospital
  • Administración de acetilcisteína (Mucomyst®) para proteger el hígado de los efectos tóxicos del acetaminofeno. El medicamento no puede revertir el daño hepático que ya ha ocurrido, pero puede ayudar a reducir el daño adicional.
  • Vitamina C para acelerar la eliminación del acetaminofén
  • Cimetidina (Tagamet®) para proteger el hígado del daño continuo
  • En casos severos, pueden ser necesarias transfusiones de sangre y sondas de alimentación.

    Los perros intoxicados con acetaminofeno generalmente son hospitalizados durante 2-4 días. El pronóstico para la supervivencia se basa en la rapidez con que el perro recibe tratamiento después de la ingestión de una cantidad tóxica de acetaminofén. A menudo se observa daño hepático grave y puede provocar la muerte a pesar de la terapia.

Cuidado y prevención en el hogar

No hay cuidado en el hogar para la toxicidad del acetaminofeno. Si sospecha que su perro ha ingerido una cantidad tóxica de acetaminofén (una píldora o más), comuníquese de inmediato con el veterinario de su familia o el centro de emergencias veterinario local.

Después de sobrevivir a la toxicidad del acetaminofeno, puede haber ocurrido daño hepático permanente. Pueden ser necesarias dietas especiales y medicamentos de por vida para contrarrestar el daño hepático.

El mejor cuidado preventivo es darle medicamentos a su perro solo según las indicaciones de su veterinario. Los medicamentos que pueden ser seguros para las personas pueden ser fatales para los perros. Además, asegúrese de que todos los medicamentos se mantengan fuera del alcance de los perros curiosos. Mantener los medicamentos almacenados de manera segura puede prevenir muchas tragedias.