Salud de las mascotas

Envenenamiento en gatos: lo que debe saber

Envenenamiento en gatos: lo que debe saber

Vivimos nuestras vidas rodeados de varios venenos y sustancias tóxicas, que pueden provocar enfermedades potenciales en nuestras mascotas. El envenenamiento es un problema común en perros y gatos debido a su naturaleza curiosa, dietas indiscriminadas y la administración intencional por parte de un propietario bien intencionado.

Veneno y toxina son términos comúnmente usados ​​indistintamente pero tienen significados ligeramente diferentes. Una sustancia tóxica es cualquier cosa que causa una función corporal anormal. Esto incluye sobredosis de medicamentos, así como sustancias venenosas. Un veneno es una sustancia que puede provocar una función corporal anormal y no tiene uso médico.

El daño al cuerpo se basa en la cantidad de veneno ingerido y cuánto tiempo estuvo el veneno en el cuerpo antes del tratamiento. Si el tratamiento es inmediato, muchos venenos no resultan en una enfermedad significativa. Algunos, independientemente de la rapidez con la que se administra el tratamiento, son fatales o provocan daños permanentes.

El efecto de un veneno no siempre es inmediato. Algunos venenos no causan enfermedades durante días, semanas o incluso años después de la ingestión, pero los venenos más comunes generalmente producen signos de enfermedad dentro de los 3-4 días posteriores a la exposición. Por lo tanto, si ve que su mascota ingiere una sustancia potencialmente tóxica, no se deje engañar pensando que estará bien solo porque no se enferma de inmediato. Cada ingestión tóxica es motivo de preocupación y debe provocar una llamada inmediata a su veterinario o centro de emergencia veterinaria local.

Sin presenciar exposición o ingestión de una sustancia venenosa, el envenenamiento puede ser difícil de diagnosticar. Los signos a tener en cuenta varían según el tipo de veneno y el tipo de exposición. Algunos venenos se inhalan y otros se absorben, pero la mayoría se ingiere.

De qué mirar

  • Letargo o lentitud
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Tropezando o tambaleándose
  • Dificultad respiratoria
  • Incautación

    Diagnóstico

    El diagnóstico de enfermedades por envenenamiento puede ser difícil si no se observó la exposición o la ingestión. A veces, las mascotas son tratadas en base a una fuerte sospecha de intoxicación y no a un diagnóstico confirmado. Debido a la variedad de venenos, las pruebas específicas para diagnosticar el veneno exacto a menudo no están disponibles. Un alto nivel de sospecha de un veneno específico puede ser la única forma de determinar el mejor tratamiento.

    Si sospecha una intoxicación, traiga muestras de orina reciente, defecación y contenido estomacal si su mascota está vomitando. En algunos casos, las muestras se pueden enviar a un laboratorio para confirmar el veneno. Esta confirmación generalmente toma varios días, por lo que el tratamiento para el veneno sospechado generalmente ya comienza cuando se confirma el diagnóstico. Por esta razón, muchas personas optan por no perseguir el gasto de pruebas exhaustivas para encontrar el veneno exacto.

    El diagnóstico se puede hacer de lo siguiente:

  • Testificar Diagnosticar una intoxicación es más fácil cuando se observa la ingestión o exposición. A veces, encontrará la evidencia (paquetes de medicamentos, botellas, paquetes, basura o venenos) en la casa o el patio. Sin exposición conocida, el diagnóstico se vuelve difícil.
  • Pruebas de diagnóstico. Algunos venenos, como el anticongelante, tienen una prueba disponible para confirmar su presencia en la sangre. Desafortunadamente, muchos venenos no tienen este tipo de pruebas rápidas y confiables.
  • Examen físico. A veces, se puede diagnosticar o sospechar un veneno específico según los hallazgos del examen físico o el comportamiento de la mascota.
  • Exámenes de sangre y orina de rutina. Algunos venenos se diagnostican o sospechan según la evaluación de rutina de sangre y orina. Se sabe que algunos venenos causan daño renal severo, daño hepático, electrolitos o anomalías minerales. Si se encuentran estas anormalidades en los análisis de sangre u orina, se puede sospechar intoxicación.
  • Antídotos Otro método es administrar un antídoto y ver cómo responde la mascota. Esto solo es efectivo si ya existe una fuerte sospecha de un veneno específico, hay un antídoto disponible para esa toxina y el antídoto se administra temprano en la enfermedad. Si la mascota responde y mejora con el antídoto, se puede confirmar el envenenamiento. Un ejemplo sería el envenenamiento con rodenticidas anticoagulantes. Si el animal tiene signos de sangrado, se puede administrar vitamina K. Si la mascota mejora, el diagnóstico probablemente sea la exposición a rodenticidas.

    Desafortunadamente, la confirmación definitiva de una intoxicación no siempre es posible.

    Tratamiento

    Todas las intoxicaciones deben considerarse emergencias, así que llame a su veterinario de inmediato. El tratamiento general para el envenenamiento se enumera aquí. Algunos venenos tienen antídotos específicos o requieren tratamiento adicional.

    Reducción de la absorción adicional

    Al eliminar la mayor cantidad de veneno posible, se puede reducir la absorción adicional. Para exposiciones tópicas, bañe al animal en agua tibia con un jabón suave para platos. Se puede usar el vómito inducido o el lavado gástrico (bombeo estomacal) si el veneno se ingirió menos de 2 horas antes del examen. El vómito inductor solo debe intentarse en animales conscientes y alertas y solo si lo recomienda un veterinario. No se recomienda para aquellos animales que ingieren productos corrosivos o derivados del petróleo o si el animal ya está vomitando. También se pueden administrar enemas para eliminar un veneno que se puede encontrar en las heces.

    Absorción de retraso

    El método más común utilizado para retrasar la absorción de una sustancia tóxica es administrar carbón activado. Esto funciona uniendo la toxina y evitando una mayor absorción. La toxina puede pasar a través del tracto gastrointestinal. Los catárticos y los enemas se usan para ayudar a acelerar el tránsito del carbón y el veneno a través de los intestinos.

    Eliminación de velocidad

    Los líquidos intravenosos se usan comúnmente para acelerar el veneno a través del cuerpo. En ciertas situaciones, se pueden usar medicamentos, como manitol o furosemida, para acelerar la excreción estimulando los riñones para que produzcan más orina.

    Reducir el daño continuo a la toxina

    Hay antídotos disponibles para ciertos venenos. Desafortunadamente, los antídotos son típicamente efectivos temprano en el tratamiento. Si el diagnóstico y el tratamiento se retrasan, el antídoto puede dejar de ser efectivo. Algunos antídotos son bastante caros y pueden no estar disponibles en su área.

    Algunos venenos o toxinas que tienen antídotos incluyen:

  • Etilenglicol
  • Acetaminofeno
  • Organofosforados
  • Permetrinas
  • Dirigir
  • Rodenticidas anticoagulantes
  • Metaldehído
  • Veneno de serpiente
  • Zinc
  • Arsénico

    Cuidados de apoyo

    Incluso si hay un antídoto efectivo disponible, se puede requerir atención de apoyo. Si la toxina ya ha comenzado a afectar los sistemas del cuerpo, se recomienda la hospitalización con líquidos intravenosos. Según los síntomas y el veneno ingerido, la atención de apoyo adicional puede incluir:

  • Soporte de calor
  • Terapia de oxigeno
  • Medicamentos para el dolor
  • Medicamento contra las náuseas.
  • Medicamentos para vómitos, diarrea, úlceras estomacales.
  • Transfusiones de sangre o plasma.
  • Sedantes
  • Control de ataques

    A pesar de todo el tratamiento, algunas intoxicaciones no son susceptibles de tratamiento y la mascota puede no sobrevivir.

    Cuidado y prevención en el hogar

    Para la mayoría de las intoxicaciones, no hay mucho que pueda hacer en casa. Consulte a su veterinario o centro de emergencias veterinarias si sospecha que su mascota ha sido envenenada. Para algunos venenos ingeridos, su veterinario puede recomendar inducir el vómito antes de traer a la mascota para su examen y tratamiento. Nunca se debe inducir el vómito de una sustancia tóxica a menos que lo indique específicamente un veterinario.

    Para exposiciones tópicas, bañarse en agua tibia con un jabón suave para platos puede reducir la absorción de toxinas antes de que un veterinario examine y trate a la mascota.

    La mejor atención domiciliaria es la prevención. Mantenga todos los venenos potenciales almacenados de manera segura. No permita que su mascota deambule. Lo mejor es mantener a su gato en el interior para evitar la exposición a sustancias tóxicas.

Ver el vídeo: Guía Completa sobre Envenenamiento en Gatos - Síntomas y Qué hacer (Abril 2020).